Los Trastámara

La villa fue partidaria y fiel a la causa del Trastámara.

Tras la muerte en Montiel de Pedro I a manos de su hermanastro Enrique, se instaura en Castilla la dinastía Trastámara.

Durante el reinado del rey Juan II de Castilla, Arévalo ya era una villa importante, por su destacado lugar económico, urbano y de población, y es entonces cuando comienzan las décadas más notables de su historia.

Juan II muere en Valladolid el 21 de Julio de 1454 y en su testamento destacan las cláusulas relativas a la educación, dotación y conducción a la corte de sus dos últimos hijos: Alfonso e Isabel.

Con la muerte de este se proclama rey Enrique IV.

En el reinado de Enrique IV, se deteriora gravemente el gobierno y pronto se plantean problemas de sucesión que desencadenan una guerra civil entre partidarios del propio rey y del infante Alfonso, su hermanastro. El conflicto se agrava y culmina con el destronamiento el 6 de Junio de 1465 de Enrique IV y la proclamación como rey de Alfonso en la denominada "Farsa de Ávila".

Este mismo año, Juan Pacheco, marqués de Villena se apoderó de Arévalo.

Nuestra villa durante ese efímero doble reinado fue el centro de operaciones y protagonista de todos los actos que el rey Alfonso XII realizara pues se consideraba protegido no solamente por las fuertes defensas de la villa, sino por los propios arevalenses, gran número de nobles y al amparo de su madre.