Alfonso XII y las Ferias Francas.

Por tratarse la Tierra de Arévalo de señorío real, Alfonso concedió a su villa de Arévalo un importante documento dividido en dos partes. La primera, es una exención de pechos y tributos reales que beneficiaban a los cristianos, a los judíos y a los moros. La segunda parte, era la concesión de dos ferias francas de alcabalas, como a otras villas del reino, que servían para reactivar la economía y el comercio, a celebrar durante veinte días a fines de primavera y verano. Esta concesión sería ratificada por su hermana Isabel en 1483, siendo ya reina.

El rey muere en Cardeñosa el 5 de Julio de 1468, de una forma misteriosa, con apenas catorce años.

Una nueva época se abre en España con la proclamación en Segovia como reina a Isabel I de Castilla, el 13 de Diciembre de 1474.

La reina Isabel no cesó hasta recuperar el señorío de nuestra villa, para lo que inicia negociaciones en las que pone su garantía personal.

El 27 de Febrero de 1483, la reina Isabel, ratificó las dos ferias francas que anteriormente concediera a la villa su hermano Alfonso.

Es cosa cierta que la reina Isabel, siempre que sus obligaciones reales se lo permitieron, venía a la villa de Arévalo a ver a su madre.