Flora y Fauna

La Moraña, Área de Importancia Internacional para las Aves

Hay algo que convierte a La Moraña en un lugar único en el mundo. Nos referimos a su fauna. En esta zona, considerada por la Comisión de las Comunidades Europeas como Área de Importancia Internacional para las Aves, habitan más de 150 especies de pájaros, entre migratorias y sedentarias, y de algunas de ellas se encuentran millares de individuos.

Es uno de los últimos reductos europeos de aves esteparias como la ganga, el sisón, la ortega y, sobre todo, la avutarda. Tampoco faltan las aves de presa, que nidifican en las masas boscosas, como el milano real, el milano negro, el cenizo, el aguilucho, el cernícalo vulgar y el alcaraván.

El valor faunístico de La Moraña está especialmente centrado en las aves, donde se pueden realizar diferentes rutas y observar aves esteparias, rapaces, acuáticas y de llanura.

Las aves acuáticas, habitantes de las lagunas, ofrecen al turista todo un espectáculo de color, especialmente en invierno y primavera. Cientos de grullas, gansos, patos y limícolas habitan en los humedales de La Moraña.

La avutarda, el sisón, los aguiluchos cenizos o los alcaravanes viven en los diferentes hábitats de la zona y se alimentan en su llanura cerealista.

Tanta variedad permite disfrutar todo el año de procesos faunísticos importantísimos como son, en primavera, los cortejos de apareamiento de la avutarda, en la época estival, los bebederos de las aves esteparias, al final del verano y hasta mediado el otoño, las concentraciones migratorias de cigüeñas en su camino hacia África, y desde noviembre hasta marzo, la invernada de las grullas y de los milanos reales.

La avutarda en La Moraña

Entre todos los animales destaca el pájaro más pesado del mundo capaz de volar, la avutarda. Con sus 2'5m de envergadura y sus 8 a 16 kg, este formidable pájaro, parecido a las grullas aunque más macizo, es un excelente corredor.

El espectáculo que estas aves, Otis tarda, de nombre científico, enseñan a naturistas y curiosos durante la época de apareamiento es francamente hermoso. El macho ostenta entonces, haciéndose una especie de bola, un color grisáceo en el cuello y la cabeza y pardorojizo en la parte alta del pecho, junto a las singulares "barbas" o "bigotes" que le cuelgan. En el dorso, su plumaje ocre con listas negras, le ofrece un magnífico camuflaje. La hembra, más discreta y pequeña, rara vez pasa de los 6 kg y carece de los tonos parduscos en el bajo cuello y de los característicos bigotes.

Poquísimos lugares de Europa permiten admirar a tales animales como La Moraña, que posee el 2% de la población mundial.

La flora de la comarca

En esta zona destacan especies como las coníferas y dentro de estas destacamos el pino negral y el pino piñonero. El pino negral se da en alturas inferiores a los 1100 metros por debajo del silvestre, ya que resiste menos el frío y vegeta mucho mejor en zonas bajas. Su aprovechamiento principal es maderero. El pino piñonero, tiene como aprovechamiento el piñón. Las especies frondosas más frecuentes en estas zonas son las encinas y los chopos. Las encinas se desarrollan en las laderas soleadas, secas y pedregosas, en general en suelos poco profundos. Los chopos formas masas pequeñas, junto a márgenes de ríos, son de crecimiento espontáneo en muchos casos.

Podrá encontrar más información en: SEO/BirdLife

Y además: www.seo.org/arevalo - Esta página te ofrece imágenes en directo de varios nidos de Cigüeña Blanca gracias a una cámara situada en la torre de la iglesia Santa María la Mayor donde anidan.


Volver