PUENTE DE SAN JULIÁN O DE LA ESTACIÓN

Construido en la época de Carlos III sobre uno anterior que era de madera, del que tenemos noticias en 1545. Tiene cinco amplios arcos semicirculares de piedra de granito y en sus pilares, refuerzos espolonados. Se sometió posteriormente a alguna reforma de refuerzo y consolidación

PUENTE DE SAN JULIÁN O DE LA ESTACIÓN

Construido en la época de Carlos III sobre uno anterior que era de madera, del que tenemos noticias en 1545. Tiene cinco amplios arcos semicirculares de piedra de granito y en sus pilares, refuerzos espolonados. Se sometió posteriormente a alguna reforma de refuerzo y consolidación

Es un de los puentes mudéjares construidos poco después de la repoblación, sobre el río Adaja. Fue conocido en la Antigüedad como “la puente llana” y saliendo de él se aglutinaba el caserío del barrio “El Almocrón”.

Tiene siete ojos, de tamaño desigual, de arcos apuntados y de recuadros con tres o cuatro molduras de ladrillo en archivolta, y alguna cenefa de esquinillas. El arrastre de arenas ha colmatado en parte sus muros, de forma que algunos de los ojos más pequeños, casi están ocultos por las arenas.

Sobre él había una puerta-torre de las murallas, almenada que desapareció el siglo pasado.

En un derrumbe ocasionado hace unos años por una tormenta, la fuerza de las aguas ha dejado al descubierto una zona donde se aprecian diferentes recrecidos de su calzada. En años de grandes crecidas del Adaja, aparenta más un dique que un puente, por tapar sus aguas los ojos.



Sobre el río Arevalillo, fue conocido en la Antigüedad como “Puente de los Arcos”, por que tenía sobre él dos torres con arcos de acceso, que desaparecieron; hace unos años, cuando fue restaurado, se pudo comprobar la cimentación de las mismas.

Para algunos autores que han tratado sobre este puente, su origen fue romano, aunque trasformado profundamente en la edad media; como apoyo de esta hipótesis, junto a él se localizaron restos de una antigua calzada , identificada como calzada romana que desde Ávila se dirigía a Simancas. También hay restos de otra más moderna que comunicaba con el noroeste de España, que en algunos puntos se confunde y aún se superpone a la anterior.

Para otros se trata de un puente medieval, de arquitectura mudéjar.

Consta de un sólo arco grande, semicircular, con triple archivolta y recuadrado, con friso de ladrillos en esquinilla.